Los líderes también deben ser políticos

14 abril 2014


Todos los políticos deben tener unas grandes dotes de liderazgo, pero ¿qué podemos decir de los líderes de cualquier organización? ¿Deben éstos tener también grandes dotes en el mundo de la política? Cuando se habla de cómo gestionar el cambio a través del liderazgo, es importante entender las alianzas, preocupaciones y relaciones entre una amplia variedad de individuos en una organización. Actuar “políticamente” significa usar nuestro poder para crear alianzas y erosionar la oposición para mejorar y movilizar a la propia autoridad.

A continuación, me gustaría compartir con todos vosotros seis puntos que pueden considerarse como directrices útiles para que los lideres puedan pensar y actuar políticamente a la hora de gestionar procesos de cambio:

1. Ampliar la “autoridad informal”. Los líderes pueden lograr esto mediante el fortalecimiento de las relaciones. Pueden cultivar lealtades entre aquellos que están profundamente involucrados en algún desafío, o pueden anotarse algunas victorias de forma temprana, siendo los primeros en involucrase en los proyectos que deban gestionar.

2. Encontrar aliados. Antes de “lanzarse al público”, los líderes deben buscar aliados que compartan los mismos objetivos o valores que ellos.

3. Conectar con la “oposición”. Es importante identificar quienes pueden ser aquellos que se opongan a sus iniciativas. Los líderes deben permanecer cerca de estos individuos, pedirles su opinión, y asegúrese de escuchar plenamente a sus respuestas. Luego deben tomar medidas para eliminar la sensación de amenaza o peligro.

4. Gestionar la información proporcionada por la autoridad.
Las figuras de autoridad, tales como jefes, supervisores y directores generales, deben estar preparados para el impacto, a menudo disruptivo, de cualquier cambio. Los que están en la parte superior de una organización puede proporcionar información valiosa sobre cómo la intervención de un líder está funcionando, debido a la visión proporcionada por su posición.

5. Estar preparado para cualquier pérdida.
Los cambios son causa frecuente de perdida de personas con experiencia o algo que pude considerarse valioso. Un liderazgo adaptativo requiere líderes que asuman la responsabilidad plena e inmediata por estas pérdidas.

6. Proteger las “voces disidentes”. Los pesimistas y escépticos en una organización que cuestionan o se oponen a las iniciativas que suponen un cambio permiten a los líderes saber cómo les está yendo con las nuevas iniciativas. También plantean importantes preguntas que los líderes pueden no estar dispuestos a preguntarse a sí mismos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTICIAS Y SITIOS DE INTERÉS

LO + VISTO