El arte de crear un discurso pegajoso

29 abril 2014


El acto de hablar en público es una forma de arte que, cuando se perfecciona, se convierte en una herramienta muy poderosa que consigue hacer que otros actúen como el orador desea. Sin embargo, para una amplia mayoría, hablar en público se convierte en una fuente de ansiedad, por lo que una característica fundamenta de los buenos oradores consiste en saber controlar las emociones durante sus discursos públicos.

Por este motivo, para alcanzar los resultados deseados, es imprescindible considerar los siguientes puntos:

- La preparación. Es una parte fundamental previa a cualquier acto público, mediante la cual se trata de conseguir el éxito en la labor comunicativa. Mediante una correcta preparación se pueden definir las metas que se desean lograr, así como toda aquella información que se considera relevante para la audiencia.

    Una de las características mas importantes que debe tener cualquier mensaje es “adherencia”
- La importancia del lenguaje corporal. La forma en que la gente presenta es tan importante como el mensaje que se trasmite. Esto incluye el movimiento, la forma de hablar y el contacto visual.

Una de las características mas importantes que debe tener cualquier mensaje es su “adherencia”, es decir, si atrapa a los oyentes y se pega como un “post-it” en sus mentes. Para que cumpla esa función, el mensaje debe ser sencillo, emotivo y ser cercano a algo vivido. Para ello, los oradores utilizan una variedad de técnicas diseñadas para asegurar que el mensaje se convierte en algo pegajoso:

- Contar historias. Las “historietas” crean lazos, acelera la comprensión, y demuestra empatía.

- Utilizar metáforas. Es una técnica que utilizan muchos oradores para concentrar la atención de los oyentes donde ellos quieren. Además, aceleran la velocidad de comprensión, crean sentimientos y pueden simplificar ideas más complejas.

- Mantener un “estribillo”. La audiencia, por lo general, olvida el 90 por ciento de lo que se le dice, por este motivo es esencial mantener un estribillo en aquellos puntos que se consideren importantes, siendo una poderosa herramienta que permite al orador tejer un discurso cuyo objetivo es hacer recordar aquellas cuestiones más relevantes.

- Q & A. Es importante que exista una interacción o “feedback” entre el orador y su audiencia. El diálogo es necesario para crear confianza con el público, por lo que es esencial abrir el discurso a la audiencia. También es una oportunidad para que los oradores demuestren su conocimiento y confianza.

- Utilizar un discurso fresco y concreto, evitando palabras o expresiones que puedan parecer fuera de lugar o de tiempo.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    NOTICIAS Y SITIOS DE INTERÉS

    LO + VISTO