Algunas consideraciones sobre gestión

18 febrero 2014


La mayoría de los gerentes son promovidos en sus puestos de trabajo sin que éstos posean una formación especial en “management”, viéndose obligados a descubrir cómo llevar a cabo sus nuevas funciones por su cuenta. Sin embargo, aunque previamente no estén entrenados para estas actividades, es importante que tengan en cuenta las siguientes consideraciones generales cuando hablamos de gestión:

- La gestión es liderazgo. El viejo estilo de gestión en el que el encargado se sienta en una oficina, da órdenes y espera como sus subordinados las cumplen debe extinguirse y sustituirse por otros estilos ligados al liderazgo.
- Gestionar no es una ciencia, ni una profesión. No hay evidencia científica para la gestión, todo lo contrario, el “management” es una especie de arte. Los mejores gerentes se basan en su intuición y en el desarrollo de su propio estilo de gestión, en lugar de tratar de aplicar un modelo “científico” ya existente.
    - Los gerentes no deben permanecer encerrados en sus oficinas, todo lo contrario, deberían salir de ellas y estar en contacto con los trabajadores, de modo que puedan palpar la realidad que se respira en el lugar de trabajo, y poseer, de forma más clara y realista, toda la información que necesiten para resolver las incidencias o anteponerse a futuros problemas que pudieran acontecer.
      - Los gerentes deben proponer retos desafiantes a sus colaboradores.
        - Los gerentes deben acostumbrarse a gestionar el caos. La gestión está plagada de escollos, por lo que deben evitar la “microgestión”. El exceso de pensamiento conduce a no actuar.
          - La gestión de una empresa depende de muchas variables: La cultura y el sector donde opera la empresa, el tipo de organización, su tamaño, su “edad”, el tipo de tareas supervisadas, la presión externa, el estilo de gestión que adopta del máximo responsable de la empresa,…
            - Los mandos intermedios son a menudo mejores que los altos ejecutivos a la hora de hacer cambios importantes, ya que ven con mayor claridad los problemas y cómoresolverlos.
              - No toda la gestión de la empresa la llevan a cabo los managers. Existen dos extremos, la gestión realizada directamente por el director o máximo responsable, y la gestión de mínimos, donde no hay gerente. Entre estas opciones, se encuentran otros tipos de gestión como la gestión participativa, la gestión compartida, la gestión distribuida o la gestión de apoyo, con las siguientes particularidades:
                - Uno de los inconvenientes de la gestión participativa es que los gestores pueden optar por relajarse, permitiendo que los empleados sean los únicos actores en la toma de decisiones.
                  - La gestión compartida sólo puede tener éxito si todas las partes trabajan juntas de manera complementaria.
                    - La gestión distribuida debe extiender las responsabilidades de gestión hacia varios individuos, similar a la forma en que las abejas trabajan juntas o los gansos vuelan.
                      - La gestión de apoyo es cada vez más popular, proporcionando a sus colaboradores el soporte necesario para realizar su trabajo, y desviando las presiones externas que pudieran existir.


                        No hay comentarios:

                        Publicar un comentario en la entrada

                        NOTICIAS Y SITIOS DE INTERÉS

                        LO + VISTO