Empleados más comprometidos

28 octubre 2013


Con el fin de tener éxito en la era del conocimiento, las organizaciones deben conseguir que los empleados estén plenamente comprometidos y asuman responsabilidades en su trabajo. Cuando los empleados se preocupan por lo que están haciendo y dan lo mejor de ellos, la innovación y la productividad son los resultados. También es importante que los empleados sientan que la organización está comprometida con ellos. Tienen que creer en lo que están haciendo y sentirse conectados con la organización.

Con demasiada frecuencia, los líderes no saben por dónde empezar cuando se trata de inculcar el compromiso, pero esto empieza por las relaciones personales. Los empleados que no tienen ningún compromiso con la compañía a menudo sí lo tienen con sus compañeros de trabajo. El reto es ampliar este compromiso más allá de este círculo, llevándolo a toda la empresa. La clave es alinear los principios y las creencias de los empleados con la misión y los objetivos de la organización.
Es importante que los empleados sientan que la organización está comprometida con ellos

El proceso puede comenzar conociendo lo que es importante para sus empleados. Trabajando con ellos para entender sus principios y creencias, los responsables de las organizaciones pueden crear sentimientos de conexión y la comprensión mutua. Su objetivo es mantener a los empleados comprometidos, inculcando más autonomía y un sentido de pertenencia, sintiéndose apoyados por la organización y teniendo una idea clara del papel que juegan.

Para que los empleados estén comprometidos con su trabajo, éstos deben sentir que tienen el control:
    1. Supervivencia. Cuando un gerente pasa demasiado tiempo observando el desempeño de los empleados, comienzan a sentirse vulnerables y la atención se centra en mantener sus puestos de trabajo en lugar de hacer el mejor el trabajo.
      2. Relación. Es fundamental que los gestores confíen en el trabajo de los empleados, y éstos sientan que pueden trabajar juntos surjan problemas.
        3. Autonomía en el desempeño. A veces se les niega la autonomía debido a los procesos de trabajo o porque alguien de más arriba no quiere renunciar a su autoridad.
        Los líderes deben crear una visión del éxito que va más allá de obtener una ganancia.

        Las organizaciones con un alto nivel de desempeño tienen los siguientes 3 elementos básicos correctamente alineados: los principios, los objetivos y las normas. Pero para que esto se haga realidad, las personas que lideran las organizaciones deben llevar a cabo el siguiente plan de acción:
          - Evaluar. Mediante el uso de encuestas u otras herramientas, los líderes deben “aprender” acerca de los empleados.
            - Desarrollar un plan. Con todos los datos obtenidos, los líderes deben entonces identificar lo que los empleados, y ellos mismos, desean, buscando así esos huecos que pudieran existir entre la cultura deseada por la organización y las percepciones que tienen los empleados. De este modo, podrán identificarse los valores a potenciar, con el objetivo de cubrir las lagunas que pudieran existir.
              - Actuar. Los líderes deben poner en práctica sus planes con medidas concretas, involucrando a los empleados en el proceso.



                  No hay comentarios:

                  Publicar un comentario en la entrada

                  NOTICIAS Y SITIOS DE INTERÉS

                  LO + VISTO