Quejarse tiene efectos negativos

18 julio 2013


Las personas que todos los días se están quejando en el lugar de trabajo pueden tener fuertes efectos negativos en una organización, alterando el ambiente laboral y dañando la reputación de la empresa. Además, estas personas pueden inhibir la innovación y el crecimiento de las organizaciones, afectando negativamente a la productividad diaria. Es importante, por tanto, examinar los tipos de quejas y comprender las razones de su comportamiento, para de este modo, poner en marcha diferentes estrategias y soluciones. Estas estrategias y soluciones pueden ayudar a convertir estas quejas en contribuciones positivas para las organizaciones.

Hay varias razones por las que es necesario cambiar el comportamiento de la gente que protesta de forma reiterada:
    - Coste. Estas personas cuestan dinero, ya que podrían dedicarse a actividades que produzcan resultados, en lugar de perder el tiempo lamentándose o protestando. No sólo pierden su tiempo, sino la de sus compañeros de trabajo también.
      Las personas que todos los días se están quejando pueden alterar el ambiente laboral y dañar la reputación de la empresa
        - Efecto negativo y la pérdida de buenos empleados. Nadie quiere trabajar con un “quejica”. De hecho, en muchas ocasiones, los empleados buenos y productivos abandonan su puesto para alejarse de una persona con ese perfil.
            - Problemas legales. Cuando se intenta disciplinar a los “quejosos”, éstos pueden emprender acciones legales. Es importante aprender estrategias seguras para no llegar a estos extremos.
              - Propagación. Este tipo de personas pueden trasladar este tipo de comportamiento negativo a sus compañeros, creando incluso un entorno pesimista en el grupo.
                - Reputación. Los “quejicas” que tengan contacto directo con clientes o proveedores pueden dañar la reputación de una empresa. Además, todos sabemos que los aspectos negativos se difunden más que los positivos.
                  - El potencial perdido. Incluso los que se quejan tienen potencial. El punto clave es ayudar a aprender mejores maneras de comunicar, manejar el estrés, convirtiéndolo en factores positivos que contribuyan y aporten valor en el entorno laboral.
                    - Estrategia contraproducente. Las personas que se quejan transmiten negatividad y adversidad, en lugar de focalizar sus esfuerzos hacia la búsqueda de soluciones para un determinado problema. Por lo tanto es crucial ayudar a que estas quejas se canalicen hacia acciones positivas que ayudan a construir en lugar de restar.
                      - Supervisión más estrecha. Los líderes de un equipo son responsables de exigir el comportamiento profesional de sus colaboradores. Las personas con los comportamientos que estamos describiendo necesitan una orientación adicional, supervisándolos de una forma más estrecha, de modo que cumplan con los estándares de la compañía.



                      No hay comentarios:

                      Publicar un comentario en la entrada

                      NOTICIAS Y SITIOS DE INTERÉS

                      LO + VISTO