0

Jefe, hazme feliz y estaré contigo

04 julio 2013


Un trabajador puede llegar a emplear un 50 por ciento de su tiempo haciendo cosas que no tienen nada que ver con su trabajo. Dado que entre el 65 y el 85 por ciento de los costes se consumen básicamente en sueldos y salarios, la capacidad de los managers para hacer que las personas canalicen todas sus energías hacia la productividad y rendimientos más altos puede suponer un impacto muy importante en los resultados del negocio. Por tanto, es de vital importancia inspirar a los empleados, aumentando la productividad, la creatividad y la positividad en el lugar de trabajo.

Muchos empleados sólo trabajan alrededor de 50 por ciento de su capacidad, debido a objetivos poco claros, tareas sin dirección,
Es de vital importancia inspirar a los empleados, aumentando la productividad, la creatividad y la positividad en el lugar de trabajo
y falta de información. La tarea de los managers consiste en motivar a cada uno de los integrantes de su equipo, utilizando las sinergias que puedan generarse entre ellos para aumentar la eficiencia del grupo. Las personas realizamos nuestras tareas mejor cuando nos sentimos felices. La mejor forma de crear un ambiente de trabajo armonioso, donde la gente se sienta feliz, es siguiendo la siguiente regla: "Trata a los demás como te gustaría que lo hicieran contigo".

A continuación, enumeraré una serie de ideas imprescindibles para hacer feliz a la gente y rindan al máximo:
    - Sonríe. Los mejores managers miran a la gente a la cara, hacen una pausa y esbozan una sonrisa.
      - Hacer preguntas. Mostrar interés y compartir las emociones hace que los trabajadores se sientan apreciados.
        - Escucha a los miembros del equipo. La escucha activa sin interrupción dura sólo unos pocos segundos y aumenta la autoestima de los empleados.
          - Sé cortés. Los mejores managers que cada miembro del equipo se sienta respetado.
            - Recuerda dar las gracias. Todas las acciones, grandes o pequeñas, merecen ser agradecidas.
              - Comunicar aspectos claves de la empresa de forma regular. Esto hace sentirse más cercano y comprometido con la compañía.
                - Fomentar las mejoras. Los managers deben estar abiertos a nuevas ideas para inspirar a los empleados y hacer que se sientan valorados, fomentando de este modo la creatividad.
                  - Imaginar que los empleados son clientes importantes. El trato de las personas cambia cuando hablan a clientes importantes, además de mostrar atención y ser respetuosos.
                    - Pagar a la gente lo que merece. Recompensar a cada integrante del grupo de forma equitativa motiva a las personas.
                      - Elogiar a las personas de forma regular. Admirar los resultados conseguidos hace que las personas se sientan apreciadas. Además, alabar el trabajo realizado públicamente aumenta a autoestima.
                        - Asegurar la armonía. Una persona negativa puede dañar el ambiente de trabajo. Un entorno de trabajo positivo aumenta la colaboración y la comunicación.
                          - Evita la crítica. Toda negatividad desmoraliza a los miembros del equipo y crea inseguridad. Los temas deben ser vistos como problemas a resolver, y deben ser abordados de una manera lógica y sin mostrar emociones negativas.
                            - Celebra el éxito. Periódicamente, deben celebrarse los logros alcanzados, mostrando a los empleados que la empresa les aprecia.
                              - Expresar interés por la gente. Es decir, hacer que los empleados se sienten valorados preguntándoles por la familia, el tiempo libre y otras actividades no laborales.  
                                - Asumir el papel de mentor. Invertir en el desarrollo profesional de cada miembro que integra el grupo.
                                  - Dar libertad. El personal más productivo es aquel que dispone de la libertad y confianza necesaria para desempeñar su trabajo.
                                    - Protegerlos. Los empleados no deben ser maltratados por sus colegas, proveedores o clientes. Todo colaborador debe ser respaldado por su responsable.
                                      - Ver a los miembros del equipo como sus propios hijos. Los padres son pacientes y compasivos con sus hijos, incluso cuando cometen errores. Esto crea un ambiente seguro y libre de prejuicios.
                                        - Ser agradable. Un buen tono emocional, ayuda a resolver los problemas, creándose un ambiente de trabajo positivo, optimista, cálido y amigable.  
                                          - Intentar construir, alardeando de las personas que componen el grupo.
                                            - Ser claro acerca de las expectativas de un trabajo. La gente debe comprender los objetivos de un proyecto, la fecha de vencimiento, sus funciones, y cómo los resultados serán medidos. La claridad construye un equipo fuerte.
                                              - Crear escenarios para realizar comentarios y sugerencias. La retroalimentación o el “feedback” regular es imprescindible para orientar a los individuos.




                                              Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

                                              No hay comentarios:

                                              Publicar un comentario en la entrada

                                              PLANET CAM