Epicuro y la satisfacción profesional

01 junio 2013


Epicuro fue un filósofo griego, fundador de la escuela que lleva su nombre. Según sus doctrinas el fin de la vida humana es procurar el placer y evadir el dolor, pero siempre de una manera racional, evitando los excesos, siendo los placeres del espíritu superiores a los del cuerpo. Además, ambos deben satisfacerse con inteligencia.
La felicidad de un trabajador está estrechamente relacionada con la independencia que éste tiene en el desarrollo de sus tareas

Para Epicuro existían tres tipos de placeres:
    - Los naturales y necesarios: la libertad, los amigos, las necesidades físicas básicas, alimentarse, calmar la sed, el abrigo y el sentido de seguridad.
      - Los naturales e innecesarios: la conversación amena, la gratificación sexual y las artes.
        - Los innaturales e innecesarios: la fama, el poder político o el prestigio.

        Además consideraba que el hombre debía economizar sus esfuerzos para alcanzar los deseos naturales, sin poner en juego la amistad, la salud y las finanzas, especialmente si se desea alcanzar los placeres calificados como innecesarios.

        Los anteriores principios de Epicuro relativos al placer y el bienestar del ser humano guardan un estrecho paralelismo con la búsqueda de la felicidad en el trabajo. Como Abraham Maxlow ya mencionó en su pirámide de necesidades, las primeras que el ser humano debe satisfacer son las fisiológicas, siendo las siguientes las de seguridad, pertenencia social, estima y la autorealización, donde el individuo dará preferencia a las oportunidades que le permitan desarrollar su potencial personal. Todas ellas corresponden con las que ya citó el filosofo griego.

        La libertad. La felicidad de un trabajador está estrechamente relacionada con la independencia que éste tiene en el desarrollo de sus tareas. Esta autonomía es la que hace que pueda progresar, realizando además aquellas criticas positivas que considere oportunas para hacer que la organización a al cual pertenece pueda avanzar.

        Los amigos. Para un profesional, contar con colaboradores en los que pueda confiar es un pilar fundamental. Además, también es necesario un buen ambiente de trabajo con sus compañeros para alcanzar la satisfacción personal en su puesto de trabajo.

        Las necesidades físicas básicas. Un empleado, necesita contar con todos los medios imprescindibles de modo que pueda conseguir las metas para las que ha sido contratado.

        El abrigo. Un trabajador debe sentirse arropado por sus responsables en todas las decisiones que tome o tareas que realice para que pueda alcanzar su satisfacción personal.

        El sentido de seguridad. El miedo puede atenazar al mejor de los profesionales, haciéndole dudar sobre sus propias decisiones. Cuando trabajas en entornos seguros la probabilidad de conseguir metas exitosas es mucho mayor que en aquellos ambientes menos seguros.


        No hay comentarios:

        Publicar un comentario

        NOTICIAS Y SITIOS DE INTERÉS

        LO + VISTO