Actitudes que impiden lograr las metas

05 junio 2013


Tanto para la toma de decisiones, la resolución de problemas o las relaciones interpersonales hay una serie de actitudes y conductas negativas que impiden lograr las metas del individuo, de los compañeros o del grupo. Algunas de estas actitudes que no solo no resuelven disfunciones, sino que llegan a generar problemas son:

    - Victimismo. Usar el tiempo en quejas, protestas y victimismos sin estar dispuesto a dar ninguna solución o favorecer la toma de decisiones.
      - Falta de objetivos. Si no se marcan los objetivos, si no se defiende a donde se quiere llegar ya no hace falta decidir nada.
        - Falta de método. Muchas personas tienen que tomar decisiones sobre la marcha, hoy de una forma, mañana de otra, generando multitud de fracasos en todos los aspectos de su desempeño.
          - Parálisis por el análisis. Buscar obsesivamente la solución perfecta. Darle vueltas y más vueltas a los problemas, buscar datos e información de manera exhaustiva paralizando la toma de decisiones.
            - El miedo. El miedo paraliza, los profesionales temerosos siempre ponen “peros”, paralizan las acciones y también tratan, incoscientemente, de influir miedo en los otros. Si nada cambia nada hay que decidir.
              - Actuar sin pensar y con prisas. Cuando el problema se plantea de forma superficial, las decisiones nunca serán correctas. Actuar a impulsos, sin calibrar no sospesar los detalles nos hace coleccionar fracasos.
                - No concretar. Cuando algo se decide es imprescindible concretar: poner fechas, responsables, métodos de control.
                  - La crítica sistemática. La crítica sistemática destruye, denigra y no conduce a nada.
                    - Descontar. Quitar valor y restar importancia, evitando enfrentarse abiertamente a un problema.
                      - Suponer. Un mando conversa con uno de sus colaboradores y le pide información sobre el envío de un material por parte de un proveedor. El colaborador explica que supone que llegará esa misma tarde. No supongas nada, no aceptes suposiciones, confróntalo y pide compromisos.
                        - Descontar. Quitar valor y restar importancia, evitando enfrentarse abiertamente al problema.
                          - “Laissez faire”. Un error habitual consiste en ignorar el problema esperando que el tiempo u otra persona lo solucione.
                            - Ser muy conservador. La mentalidad abierta ala cambio acepta decisiones novedosas, creativas y con cierto riesgo. Quien quiere la máxima seguridad no avanza.
                              - No estudiar los detalles. En los detalles suele estar el secreto de muchos fallos.
                                - Imprecisión en la información. La información debe de ser precisa y contrastada. No es cuestión de poner lupa a los detalles frenando el proceso, sólo es necesario tener la información adecuada proporcionada por fuentes rigurosas.



                                    1 comentario:

                                    1. Un post muy bueno. El primer requisito para desarrollar tu talento y conseguir las metas es tener confianza en ti mimo.

                                      ResponderEliminar

                                    NOTICIAS Y SITIOS DE INTERÉS

                                    LO + VISTO