Dos no pueden, si uno no quiere

22 octubre 2012


Muchas veces, cuando iniciamos un proyecto profesional, necesitamos la colaboración de personas pertenecientes, o no, a la organización para la que trabajamos. A parte de realizar una planificación adecuada del proyecto, es fundamental contar con dicha colaboración, ya que sin ésta, no alcanzaremos los resultados esperados.

En numerosas ocasiones no logramos la cooperación por parte de otros debido a factores coyunturales o exógenos. Pero en otras situaciones, se debe básicamente razones personales. Es decir, la explicación radica en no querer ayudar. Está claro que esta ultima circunstancia tiene dificil solución, sin embargo para la primera se pueden encontrar palancas que favorezcan la contribución mutua.

necesitamos la colaboración entre personas pertenecientes, o no, a la organización para la que trabajamos

Para romper todas las barreas coyunturales o físicas que puedan limitar dicha colaboración, ha surgido una forma de trabajo llamado coworking. Se trata de una práctica por la cual profesionales que no comparten ni empresa ni sector de actividad, se unen para trabajar juntos en un mismo espacio. El coworking permite a profesionales independientes, emprendedores y pymes de diferentes sectores compartir un mismo espacio de trabajo físico o virtual, para desarrollar sus proyectos profesionales de manera independiente, a la vez que fomentan proyectos conjuntos.

De todos modos, lo que más nos debe preocupar en nuestras organizaciones es conocer los motivadores por los que ciertos profesionales no participan de forma activa en la consecución de resultados conjuntos. Es este punto el más difícil de encontrar. Dos no pueden, si uno no quiere.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NOTICIAS Y SITIOS DE INTERÉS

LO + VISTO