¿Por qué flexibilizar la jornada de trabajo?

26 julio 2012


Las políticas para flexibilizar el trabajo varían mucho de unos países a otros, incluso dentro de regiones con entornos sociales muy parecidos. A pesar de estas diferencias, las empresas o gobiernos que diseñan estos sistemas tratan de actuar sobre dos áreas bien diferenciadas: la organización de las jornadas de trabajo o la liberalización de las condiciones contractuales. En este caso sólo nos centraremos en el primer punto, es decir, como repartir el tiempo efectivo que los trabajadores emplean para repartir las tareas que desempeñan en su puesto.

La mayoría de las empresa están interesadas en adaptar este tiempo a las variaciones de demanda que puedan surgir, sin embargo, desde el punto de vista del empleado, esta flexibilidad se orientada al deseo de conciliar su vida laboral con su vida privada, lo que los anglosajones denominan work-life balance.

Algunas de las formulas para flexibilizar la jornada de trabajo se citan de forma somera en la siguiente lista:

- Trabajo a tiempo parcial.
    desde el punto de vista del empleado, esta flexibilidad se orientada al deseo de conciliar su vida laboral con su vida privada
- Permitir cambiar turnos con compañeros, donde los empleados programan su propia jornada de trabajo para cumplir con la demanda.
    - Permitir cambiar las horas efectivas de trabajo de un día a para otro, siempre que no altere el correcto desarrollo de las tareas y se cumpla con el servicio prestado.
      - Reorganizar las horas semanales para poder disfrutar de un día, o medio día, libre durante la semana.
        - Permitir reducir horas de trabajo, descendiendo los ingresos de forma proporcional.
          - Flexibilizar los términos firmados en el contrato de trabajo, de modo que tenga derecho a disfrutar del periodo de vacaciones escolares, lógicamente sin retribución económica u otro tipo de beneficio.
            - Escalonar las horas de trabajo.
              - Adoptar fórmulas, cada vez más comunes en ciertos sectores, como el teletrabajo.

                Cuando una organización flexible del trabajo se implementa de forma eficaz, puede proporcionar beneficios tangibles tanto para los empleados como para los empleadores.

                Desde la perspectiva del empleado, la organización flexible del trabajo es esencial para conciliar su trabajo con sus responsabilidades personales tales como el cuidado de niños. Además, facilita a las mujeres el acceso al mundo laboral, permitiendo disponer de las mismas oportunidades que los hombres tales como promociones o ascensos. Pero sin duda, una de las mayores ventajas es que promueve el bienestar general de los trabajadores.

                Desde el punto de vista del empleador, todos los acuerdos relacionados con la organización flexible del trabajo ayuda a retener y atraer el factor humano de alta calidad a la empresa, mejorando además la imagen de la empresa por el buen uso de prácticas como empleador. También, como se ha observado en muchos casos, este tipo de políticas puede aumentar la productividad, así como reducir costes operacionales o de gestión. Este tipo de oportunidades, da una imagen muy positiva a la empresa, tanto interna como externamente. De hecho la, las empresas que adoptan estas políticas informan que se ha reducido el absentismo, aumentando en consecuencia la productividad, y que además mejoran la retención y motivación de los empleados altamente cualificadas.

                Sin embargo, la organización flexible de la jornada de trabajo también puede tener inconvenientes para los empleadores, como por ejemplo:

                - Posible pérdida de supervisión directa, especialmente importante en algún tipo de trabajos.
                  - La flexibilidad puede ir acompañada de una mayor complejidad en la programación de trabajo.
                    - En algunos casos pueden aumentar los gastos de organización, especialmente cuando se comparten trabajos.
                      - Problemas de comunicación.

                        Según la siguiente encuesta realizada a managers y representantes de trabajadores, a los que se les preguntó sobre las principales razones para implementar una organización flexible del tiempo en el trabajo, la primera razón fue que permite a los trabajadores conciliar su vida profesional y familiar. La segunda fue la posibilidad de adaptar mejor las horas de trabajo a las variaciones de la carga de trabajo.


                        En el siguiente cuadro, puede observarse la opinión de los managers y representas de los trabajadores sobre los posibles efectos después de introducir estas políticas en la empresa. Para la mayoría de los encuestados, sólo existen efectos positivos. Exclusivamente una minoría piensa en efectos negativos.


                        Como conclusión, podemos decir, a la vista de los datos y sin profundizar mucho en la realidad individual de cada empresa, que el efecto de flexibilizar los horarios laborales afecta de forma positiva a todas las partes, y existen ejemplos de empresas, más grandes o más pequeñas, cuyos beneficios después de implantar estos sistemas han aumentado considerablemente.


                        No hay comentarios:

                        Publicar un comentario en la entrada

                        NOTICIAS Y SITIOS DE INTERÉS

                        LO + VISTO